domingo, 23 de diciembre de 2012

"Ernest & Célestine" y el FICX, en Scifiworld número 57, ya a la venta.

Ya a la venta el número 57 de Scifiworld, con un resumen escrito por un servidor de lo que dio de sí el Festival internacional de cine de Gijón. Este es un extracto del artículo, en el que me centro en "Ernest & Célestine", quizás la mejor película que se pudo ver a lo largo de todo el festival:

Injustamente olvidada entre las premiadas de la sección Animaficx, “Ernest & Célestine” constituye un estupendo film de animación por varios motivos. Lo que llama la atención de esta adaptación de los libros de Gabrielle Vincent, principalmente, es que resulta verdaderamente respetuosa con cierta tradición del cine mudo cómico y de la animación (y al mismo tiempo, con la de las ilustraciones de los libros de Vincent), sin ser nunca imitativa desde una postura posmoderna. Para muchos de sus gags, “Ernest & Célestine” se sirve del plano general, de los planos largos y los “two-shots” de un modo que hacía tiempo que no se veía; no sólo eso, sino que existe en el film una tendencia a la economía de recursos (de gestos, de movimientos, de poses) y a dotar de importancia a la mirada de los personajes y la relación de estos con el espacio que recuerda al modo en el que Chuck Jones, el titán de la animación, empleaba estos elementos. Por lo tanto, “Ernest & Célestine” se distancia del acercamiento ruidoso, agresivo y falaz a los clásicos (Avery, Jones…) de productos como “Hotel Transylvania”, que pretenden evocar los “cartoons” de la Warner mediante un lenguaje en el fondo antagónico. He ahí dónde reside uno de los grandes valores del film que nos ocupa: en que retoma el legado de la mejor comedia y el mejor “cartoon” y emplea con naturalidad su lenguaje; el lenguaje del contenido del plano, de la relación del actor con el espacio y del cuidado en la preparación del gag.
Que esta historia entre la amistad entre un oso y una ratoncita (!) se erijiese en una de las propuestas más interesantes del año a nivel formal, debería dar que pensar ante el exceso de planos-contraplanos, cámara en mano y, sobre todo, travellings que siguen a los personajes (tipo “Elephant”, para entendernos) que abundaron en las propuestas de la sección oficial (de hecho, durante el festival reconfortaba cuando un film no contaba con uno de esos travellings de seguimiento). “Ernest & Célestine”, que tiene algo con el cine de Miyazaki por su capacidad de hacernos viajar de un modo honesto, sin coartadas coyunturales, a la infancia, a la inocencia, cuenta, de un modo poco afectado y aparentemente dulce, una historia de subversión: la mentada relación entre una ratita a la que le encanta pintar (en vez de recoger dientes, supuesta base de la civilización ratonil) y un oso algo tunante (amistad en principio imposible, pues los osos devoran a los ratones, según lo que se dice en el mundo subterráneo de estos últimos); esta amistad nos retrotrae al cine de Chaplin, especialmente por el personaje del oso Ernest, el modo de visualizar su hambre y los (des)encuentros de éste con la ley (los personajes se esconden durante un buen tramo de metraje en la cabaña de Ernest, como si se tratase de un “film noir” de los años 40); también ahí el film recoge parte del acervo del cine mudo sin resultar simplemente referencial o imitativo. La película tampoco tiene miedo a agradecidas pinceladas que, en armonía con los cortos de los animadores del “Termite Terrace”, van más allá de la supuesta lógica realista. Una delicia.

No hay comentarios: